martes, 7 de julio de 2009

"Jóvenes que estudian y viven solos"

CRÓNICA DE UNA JOVEN QUE VIVE SOLA EN TRUJILLO POR ESTUDIOS
“LAS DECISIONES QUE TE ALEJAN
DE TUS PADRES Y DE TU CASA”
El sacrificio de los jóvenes que vienen de otros lugares a estudiar y
la diferencia que existe con los que viven en Trujillo con sus padres.

Son alrededor de las 9 de la noche del día domingo y pienso en el tema que voy a tomar para hacer esta crónica, de repente de tanto estar sentada me cansé y preferí echarme sobre mi cama para pensar mejor, se me venían temas a la mente pero no los encontraba muy buenos del todo para redactar y recibí una llamada a mi celular era mi amiga Sarita que me hablaba para un trabajo pendiente y luego de su llamad seguí pensando, se llevó las 11 de la noche, después de tanto pensar mirando al techo me quedé dormida.
A la mañana siguiente del lunes me desperté con una sensación de cansancio como si hubiera estado despierta toda la noche, talvés estuve pensando en mis sueños el tema que iba a elegir para mi crónica, pensé. Me levanté y apareció en mi mente la imagen de mi amiga Sarita, pero me imaginé que era porque en la noche habíamos hablado y nunca se me cruzó por la mente que era porque Dios me la había mandado para que sea ella la protagonista de mi crónica y me fui a bañar para ir al trabajo.
A las 8 de la mañana salí de la ducha y al cambiarme me iba preguntando cuál sería el tema que elegiría para mi redacción y ni mirándome al espejo se me iluminaba el cerebro. Se llegó las 8.30 y salí de mi casa hacia el centro de labores y en el carro encontré a un amigo que conocí en el CEPUNT, aquellos tiempos cuando yo postulaba para “LA ÚNICA”, la Universidad de mis sueños: “La UNT”, y le dije: ¿Saulo… que tal cómo te va?, me contó que había ingresado al tercer intento a la carrera de Derecho y Ciencias Políticas y que ya estaba estudiando en la Universidad Nacional de Trujillo y me acordé que él era de Cajamarca que vivía sólo aquí en Trujillo entonces le pregunté si seguía en la misma pensión viviendo sólo y me respondió que sí. Bueno fue una corta conversación, pero muy exacta creo yo, él bajó en la Ciudad Universitaria y yo a dos cuadras más allá, cuando bajé de la combi me apareció una idea brillante de hacer una crónica sobre los chicos que viajan a Trujillo para estudiar y/o trabajar y tienen que dejar a sus familiares y todas las comodidades que tuvieron en sus lugares de residencia.
Entonces dije en mi misma y ¿de quién específicamente hablaré?, entonces me acordé que mi compañera de aula Sarita vivía en esa misma situación y decidí buscarla saliendo de trabajar. (ver más)

miércoles, 10 de junio de 2009

CRÓNICA: "REGRESO INOLVIDABLE"


¿Quién iba a pensar que un fantástico viaje de la “promo” de tu colegio iba a ser la anécdota más traumante de tu vida? Pues para mí sí lo fue…


Eran exactamente las 5 de la tarde del 19 de setiembre y todas las alumnas de la promoción 2006 del Colegio Nacional Santa Rosa, salían del hotel muy felices y cansadas a la vez por todos los días de paseo en la imperiosa ciudad del Cuzco. Subían al ómnibus que las estaba esperando, eran 6 ómnibus realmente, por la cantidad de alumnas, pero todos los buses se venían juntos formando una caravana. Cuando partimos en el bus se hacían oraciones para pedir a Dios que así como nos trajo con bien al Cuzco, así nos lleve a nuestra ciudad natal: Trujillo. Luego se cantaban algunas canciones que nos enseñaban las madres dominicas en el colegio y que las cantábamos en las formaciones del colegio. Terminamos de cantar y rezar y cada una se tapaba con sus abrigos o colchitas para abrigarse del frío que había en la carretera del Sur.


Cerré mis ojos y al parecer me quedé dormida y desperté en Puno cuando me sentía mareada y con la temperatura baja, estaba completamente fría y lo único que quería era vomitar, felizmente nuestro bus contaba con la presencia y la atención de una lindísima y muy amable terramoza que me auxilio y me venía ayudando a recuperarme y no sólo a mí sino a mis demás amigas que venían en el bus y tenían los mismos síntomas que yo. Bueno así estaba yo, hasta que logré recobrar nuevamente el sueño y fue por varias horas, más o menos alrededor de unas 5 horas, pero yo hubiera querido no despertar hasta Trujillo, pero lamentablemente no fue así.


Mi bus era el último, osea el sexto. Eran alrededor de las 6 de la mañana y de repente me levantó un fuerte impacto, fue el impulso del freno que puso el chofer del bus en el que iba, y cuando me despierto pero aún un poco delicada y no me dio ganas de levantarme, aún estaba mediodormida, hasta que sentí un sonido fuerte, y una punzada en el corazón que me levantó de un solo golpe, y fue el salto que dio mi profesora-tutora de su asiento hasta la puerta del bus. Todas nos asustamos y más yo cuando estaba de frío y me asomé a la ventana que estaba empañada de neblina, la limpió y… oh! Sorpresa lo que vieron mis ojos no lo podían creer, era el bus que venía delante de nosotras, estaba echado de costado y todo destrozado, y mis compañeras de otra sección, pero de mi promoción estaban atascadas entre los fierros del carro y pedían auxilio y que las saquen pronto.


Mi corazón latía más rápido y con más fuerza, entre en estado de nerviosismo, entre en shock y lo único que hacía era llorar y pedir ayuda para una de mis mejores amigas que viajaba en ese bus accidentado, no bajé porque no me permitían salir de allí y sólo alcanzábamos entre todas, colchas y abrigos para tapar a las chicas que iban sacando del bus. Tanta fue mi desesperación de ver a mis amigas que salían sangrando, con heridas y raspaduras, y escuchar los gritos de auxilio de las chicas que se quedaban en el ómnibus que de tanta impotencia y desesperación me desmaye, así parece y desperté en la cama de un hospital del pueblito de Puquio en Ayacucho con una enfermera que me ponía algodón con alcohol en la nariz para que despertara.


Apenas reaccioné y salté de la cama corriendo y buscando a mi amiga Mayra para saber cómo estaba, la encontré en una silla de ruedas con unos chichones en la cabeza, fue muy feo y nos pusimos a llorar apenas nos abrazamos después de vernos cara a cara. La abracé con tanta intensidad que no quería soltarla, me contó que gracias a Dios ella estaba bien comparándola con algunas chicas que estaban con los huesos rotos, con el rostro desfigurado y con heridas más graves que las de ella. Era un momento más que desesperante, era triste…


Luego me quisieron llevar al ómnibus porque el pequeño hospital estaba lleno, pero yo no quise y me dieron tranquilizantes y no me despegue para nada de mi amiga. Ya estaba más calmada y salí del lugar para buscar un teléfono para llamar a mi madrina para que avisara a mis padres que yo estaba bien, ya que en casa no tenía ni teléfono ni teníamos celular y supuse que mis padres y más mi madre iban a estar muy alarmados. Llamé a casa de mi madrina y avisé que estaba bien, ellos también estaban alarmados porque en Trujillo se daban las noticias que el ómnibus se había caído al abismo y que había muertos pero no se daban nombres, bueno la calma llegó a casa y a mí.


Retornamos a Trujillo, claro más tarde de lo programado por el accidente, y estaban en el colegio todos nuestros familiares y los medios de comunicación queriendo saber de lo ocurrido. Bueno abracé a mis padres y a mi hermanito tan fuerte que se me vino a la mente la imagen del abrazo con mi amiga en aquel hospital de Puquio.


Llegué a casa y lo primero que hice fue agradecerle a Dios por traerme viva a casa y le pedí por mis amigas que se quedaron en el hospital y algunas que fueron llevadas a Lima, cerré mis ojos y desperté al día siguiente. Y ahora recuerdo con grandes sentimientos encontrados el viaje de mi promoción de mi secundaria.

martes, 28 de abril de 2009

Gripe Porcina: Terror de Latinoamericanos


Aún no se registran casos de ciudadanos peruanos contagiados con la gripe porcina

Hasta el momento no se ha registrado oficialmente que algún peruano residente de manera legal en México haya sido contagiado con el virus de la gripe porcina A/H1N1, informó hoy el embajador de Perú en ese país, Luis Alvarado Contreras.

El diplomático sostuvo que tanto la Embajada como el Consulado están haciendo todas las gestiones y convocatorias para ubicar a aquellos compatriotas que no se encuentren registrados legalmente en México, a fin de poder brindarles la asistencia necesaria en caso de contagio.

Refirió que según cifras estimadas, existen más de 18 mil peruanos que viven en México, aunque solo tres 600 se encuentran registrados legalmente, de los cuales –aseguró- ninguno padece esta enfermedad.
No obstante, precisó, se ha registrado el caso de una peruana de 35 años que presentó fiebre y malestar propios de una gripe común, pero que aún no se ha confirmado que padece el virus A/H1N1.

Señaló que esta dama, identificada como Nancy Cossio Arias, se encuentra con descanso en su vivienda, y dentro de una semana se conocerá los resultados de los exámenes médicos.
“Por el momento solo se conoce el caso de esta dama que está con la sospecha de tener influenza. En estos momentos se encuentra con descanso y tratamiento medico, y ella nos ha expresado que está deseosa de regresar a su trabajo”, manifestó.

"Los Pacientes del Hospital Víctor Lazarte Echegaray"


UNA MAÑANA CON LOS PACIENTES DEL HOSPITAL DEL LAZARTE
Como todas los días en el hospital Víctor Lazarte Echegaray se registran casos de pacientes que son atendidos por diversas enfermedades y atenciones médicas. Siendo sábado por la mañana acudimos a la zona de servicio de Farmacia de dicho nosocomio y nos encontramos con pacientes que esperan largas colas y largos minutos para que sean atendidos con los medicamentos, nos encontramos con la Sra. Rosaura Moncada Cordero, quien nos manifestó su malestar y descontento con la atención que recibió del servicio de Farmacia, pues nos contó que ella se atendió por gastritis y que ya han pasado más de tres meses y hasta ahora no le entregan porque dicen que está agotado y ella lo necesita con urgencia para poder recuperarse de la gastritis que padece.
“Estoy esperando más de treinta minutos y fueron en vano porque no me entregaron todo el medicamento recetado, además no es la primera ni la segunda vez que me hacen esto”, manifestó la Sra. Rosaura.


Pero no todos los pacientes se quejan como la Sra. Rosaura sino que como el caso de la Sra. Graciela Parimango que es la madre del paciente Jonatan, su menor hijo y que nos contó que sólo tuvo que esperar 10 minutos y que no le parece mala la atención del Hospital, comprende que es por la cantidad de personas por eso suelen demorar, pero que eso es de todo hospital y en especial en la zona de Farmacia. Agregó además que era la primera vez que se atendió en Lazarte.

Bienvenidos! :)


I made this widget at MyFlashFetish.com.